Por la soberanía alimentaria y el comercio local, NO a la comida basura

Desde el Grupo de Consumo Ecológico de Jaca LUPIERRA practicamos y difundimos buenos hábitos entorno al consumo responsable. Nuestros principios básicos son conseguir productos locales de la tierra, producidos lo más cercanamente posible, y con técnicas sostenibles y a poder ser ecológicas, siempre basándonos en el contacto directo con los productores/as. Pero no solo centramos nuestros esfuerzos en buscar  productos del mercado agroalimentario, sino también de tipo sanitario e incluso cosmético, siempre intentando apostar por las pequeñas iniciativas que surgen en el medio rural, siendo nuestra moneda de cambio la confianza y el compromiso con esos nuevos y viejos proyectos que mantienen vivos nuestros pueblos.

Por todo lo anterior hemos realizado una concentración este miércoles 2 de julio enfrente del establecimiento de comida rápida de la multinacional norteamericana McDonalds recientemente inaugurado en la ciudad de Jaca. Nada podemos hacer si una determinada empresa decide instalarse en Jaca comprando los terrenos y pidiendo las licencias y permisos correspondientes. Nada excepto lamentarnos y mostrar en público nuestra tristeza y nuestro más profundo rechazo a la instalación de esta empresa de comida basura que viene acompañada por la apuesta política personal de un alcalde, que directamente ha ido a su encuentro para promover su instalación en nuestro territorio, otorgando facilidades que ningún otro comercio en la ciudad recibe.

Pensamos que los responsables políticos en una ciudad como esta, dentro del entorno privilegiado que es el Pirineo, tienen que apostar sin discusión alguna por lo propio, por lo distintivo, por lo que diferencia al territorio,  por lo que mejor sabemos hacer, creando un sello de calidad, y no por lo homogéneo, lo globalizado, por lo que podemos encontrar en cualquier ciudad, y que nos hace perder nuestras señas de identidad. Por ello desde LUPIERRA pensamos que nuestros responsables políticos deberían promocionar el producto y el comercio local, cercano y de calidad. Y también apostar por una hostelería cercana con una buena atención a residentes y visitantes, como siempre ha sido, con un empleo en condiciones dignas.

Multinacionales como McDonalds solo traen empleo y comida basuras. En primer lugar porque utilizan alimentos de dudosa calidad, siendo un hecho probado que el origen de la carne viene de granjas muy lejanas a nuestro territorio donde el uso de piensos transgénicos o modificados genéticamente para incrementar su productividad que luego acaban de manera incierta en nuestros platos está a la orden del día. En segundo lugar porque tienen sus propias cadenas de distribución, lejanas también al territorio, por lo que su repercusión sobre la economía local es prácticamente ninguna. Y en el terreno laboral, crea puestos de trabajos temporales, a tiempo parcial y mal pagados, que creemos no compensan la destrucción de otros puestos de trabajo y de oportunidades perdidas para la hostelería local de calidad, pues existen establecimientos de sobra por todos y todas conocidos en la ciudad que ofrecen un tipo de comida similar con mucho mayor valor alimenticio y un trato mucho más cercano y personalizado.

Este no es el modelo alimenticio que queremos para nuestra ciudad. No queremos que nuestros jóvenes crezcan alimentándose en su tiempo de ocio con este tipo de comida y que la incluyan en su normalidad, desde la indiferencia y la ignorancia. No queremos semejante carta de presentación al visitante que venga del oeste. No queremos que se globalicen nuestros estómagos. Tampoco es el modelo de desarrollo socioeconómico que queremos para Jaca, pues no genera ningún tipo de riqueza para el territorio. Y sobre todo, no queremos una gestión pública que facilite y haga propaganda del consumo de comida basura.

En protesta por todo lo anterior, se ha convocado a la ciudadanía de Jaca a una concentración delante del nuevo McDonalds el pasado miércoles 2 de julio con el lema “por la soberanía alimentaria y a favor del consumo responsable, local y ecológico. NO al McDonalds en Jaca”. En la misma además de mostrar nuestro descontento, hicimos una merienda de alforja con platos y productos de la zona producidos de manera sostenible, los cuales ponen de manifiesto el tesoro cultural gastronómico que atesora nuestra cultura montañesa, en esa apuesta por el producto local y agroecológico.Porque para el Grupo de Consumo Responsable de Jaca reivindicar una alimentación sana y local, respetuosa con el medio ambiente, con las personas y con los animales, es motivo de orgullo y alegría. Porque el progreso está, sencillamente, en otra parte, mucho más cerca de lo que nos hacen pensar este tipo de iniciativas de consumo de masas.

Gracias a Jaime Fernández de Lupierra por la redacción del artículo y a todos los miembros de Lupierra que asistieron a la concentración y ayudaron a organizarla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.